sábado, enero 13, 2007

La familia.


Que dulce puede sonar esta palabra de siete letras , si hasta el nùmero es como de buena suerte .


Se me viene a la memoria esos fines de semana en casa de mis padres cuando iba almorzar junto a ellos y luego me quedaba sentada bajo el limonero refugiandome del calor , què rico estaba todo , esos flanes de leche al horno , esas lasagna que preparaba mi mamà .


He pensado mucho en aquella època estos dìas , mi prima me lo ha hecho recordar estos dìas junto a ella, junto a los suyos , nos hemos paseado por muchos momentos vividos junto a mis padres, los cuales ya no estàn , es como si me faltara un techo , ahora lo soy yo para los mìos , què difìcil ....


Saber entregar la palabra precisa , el consejo oportuno ,el camino que tomar , como se aprende eso ?


Còmo se aprende a no necesitar a nadie ?

1 comentario:

Muxica dijo...

Que pregunta mas difícil.... Supongo que se aprende a no necesitar a nadie, no amando a nadie. Cuanto menos amemos, menos sufriremos...
Besos