miércoles, abril 04, 2007

Para que tù me oigas...de Neruda.




Para que tú me oigas mis palabras se adelgazan a veces como las huellas de las gaviotas en las playas.


Collar, cascabel ebrio para tus manos suaves como las uvas.


Y las miro lejanas mis palabras.Más que mías son tuyas.Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.


Ellas trepan así por las paredes húmedas.Eres tú la culpable de este juego sangriento.


Ellas están huyendo de mi guarida oscura.


Todo lo llenas tú, todo lo llenas.


Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.


Ahora quiero que digan lo que quiero decirtepara que tú las oigas como quiero que me oigas.


El viento de la angustia aún las suele arrastrar.Huracanes de sueños aún a veces las tumban


Escuchas otras voces en mi voz dolorida.


Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.


Ámame, compañera. No me abandones. Sígueme.Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.


Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.


Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.


Voy haciendo de todas un collar infinitopara tus blancas manos, suaves como las uvas.

3 comentarios:

Muxica dijo...

"Te recuerdo como eras en el último otoño.
Eras la boina gris y el corazón en calma.
En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.
Y las hojas caían en el agua de tu alma. "
Sin palabras...
Me inclino ante las palabras de Neruda y beso el suelo donde el piso.
Un abrazo

ElPoeta dijo...

Preciosos esos versos, Katina; Neruda entendió el amor como pocos. Un beso amoroso,
V.

katina dijo...

Muxica: Cuanta dulzura pueden desprenderse de esas letras .A veces andamos con el corazòn abierto y nos conmueven estos versos .
Felices Pascuas.

El Poeta: Sì que son bellos , y bueno se dice que èl amo intensamente tanto como le amaron a êl .
Y como no amarle con ese lenguaje que nos hace vibrar.
Un cariñoso abrazo.