martes, marzo 13, 2007

Otra vez. ...en los 80.

El dìa del invierno, fuè un dìa , no era como los otros, el frìo se apoderò de todo, mañana que se descubriò con la sabana que alejò la noche, y ahì quedò en suspenso su mirada, pareciò que ya antes habìa vivido èse dìa quizàs era sola una extraña coincidencia, en todo caso aquel dìa ya vivido ,fuè angustioso, ahora parecìa recubierto con el rocìo nocturno, no tenìa ninguna duda era distinto.

Se sentìa relajado, lejano, de ahora en adelante me ocuparè de todo, le surgiò una fuerte voluntad de minimizar sus sensaciones y sus obligaciones practicas cobraron una rotunda victoria sobre la abulia de siempre.

Caminè mucho para llegar a ninguna parte, los circulos no eran concepctos aritmèticos, sòlo recuerdos que se enlazan, se mezclan, se dispersan en perpètuas danzas que la imaginaciòn acompaña con sueños escondidos.

La mezcla de calor y dolor le oprimiò nuevamente, la voluptuosidad de la mirada allegaba una y otra vez una piel conocida- se acostumbrarà nuevamente, dulce desosiego, què vida es èsta, existirà un sueño en el cual no se despierta, que delicia es pensar , pensar y vivir arrancando a manotazos recuerdos de tu amor , y ya el presente se soledad no existe.

La idea de este dìa , creo , era que no se asemejaba al otro , pero mientras se consume despacio en luces y sombras gana nuevamente esa angustia de no hacer, harè què , nada, o harè algo màs dilema de siempre, acaso no es hermoso esta afrenta de abandono, tengo que vivirla ,pasarà, no habrà màs de tì, dìa de caprichos desordenados " oir mis ansiedades , son tantas, otras vivirè en el mundo del despues de èste dìa, eso ya no me pertenece, al destino, a mì , a tì, a nadie , sì quizàs al jugador que ordena sus cartas fuera de este mundo, que curioso serìa sino pensar nada,y seguro que estarìa muerto y sacado a vivir por cualquier alma mortal que acude generosamente a mi imagen.

Hermoso deseo de sentir, tocar , rastrear tu dulzura, madero rùstico que con mis uñas voy rasgando tus capas tibias , hasta encontrar èse calor que siempre guardaste y me refugio desesperadamente en largos minutos de eternidades sùbitas, què serà esto, esta ansia de correr, seguir, detenerse un poco y gritar como un loco - me he dado cuenta que estaba recubierto por una espesa niebla de hipocrecìas y miedos velados - serà que el relàmpago de una noche en vela alejò a golpes a aquellos demonios que maniataban mis deseos infantiles.

Es este un tiempo de amor, tiempo de pequeñas cosas, de espacios lacerantes que arrancan pedazo a pedazo el tabù social y aparece descarnada esa sed de tì, que importarà, o màs bien a quien le importarà si soy feliz o no, o es que aquel maldito monstruo burguès le interesa saber que alegrìa o desgarro hay en el sentirse de esta forma .

Cosas descubiertas en tu voràgine de caricias y placer, eras siempre tangible, no formulas ni esquemas, ni pequeñas trampas, derrotas evidentes, èxito con sabor a polillas , no, algo, tu, alguien sentirà esta cercanìa, este ùltimo aliento , de ansia infinita, de hundirse hasta que los recuerdos se estremezcan hasta desaparecer con un estallido de gozo.

No son ideas, las vivì , las sentì, las cogì, no a hurtadillas sino que a miradas anhelantes , a manos que se estorbaban para llegar a mas aprisa hasta aprisionarte y desaparecer, y asì desaparecì, para mirarme de màs cerca y saber que ya no estaba frente a un espejo, no màs imàgenes , habìa crecido aquello que perderìa, lo sabrà, pero es que serà mejor caminar dando las mismas vueltas o correr hacia un abismo que no llegarà, o llegarà antes el calor fugaz de una bala disparada por una pistola cuyo gatillo nunca se apretò.

Saliste bordeando una noche que pude atrapar, alejando a gritos esa luz que inevitablemente llegarìa, pero esos minutos eran el pasado y el presente febril del instante acabò con toda autodestrucciòn y quedè inerme, aceptè, hasta que el alba iluminò tus ojos, mirè la mañana, y.........

ya no era igual este dìa, era parecido a otro pero a èse otro no se podìa parecer, pues èste lo vivì, no es un sueño, ni imaginaciòn, fuè tu calor , delicioso pensamiento, entibia con dulzura esta frìa soledad , hasta cuando, hasta siempre , mientras mi respiraciòn delate esta existencia.

5 comentarios:

Muxica dijo...

"hasta encontrar èse calor que siempre guardaste" ammm! que buena sensación, aunque ya no sea presente, o si lo sea. me has dado envidia, tu si lo has sentido alguna vez.
Un beso

el ángel azul dijo...

¿¿¿Déjà vu???
Hermoso.

Muxica dijo...

Un beso de fin de semana.

Carolonline dijo...

monstruita llamamé....

Muxica dijo...

Que calladita estas, anda dinos algo que esperamos impacientes..
Buen fin de semana.
Un beso