sábado, junio 09, 2007

12 de junio de 1987


19:30.

Pasò mucho tiempo sin sentir èsa urgencia de hablarte en una hoja, como una traducciòn de una historia antiquìsima.


Quizàs el tiempo no lo permitìa, o mas bien cada vez que asimilo mas y mas en èste curioso existir, èse desamparo de hojas que el viento otoñal derrama por las frìas calles de esta ciudad.


Cada cuanto tiempo uno debe sentir ese golpe que lacera los sueños, que invade con la fuerza de una marea todos los rincones de mi cuerpo, hacièndome sentir inùtil, falso, amodorrado sin fuerzas.


Toda èsa voràgine o displicencia a veces , ocurre en dìas como hoy, un sabado dònde muchos esperan reconoces y yo solo atino a observar este constante de soledad laboral, acompañado por un oscuro corredor que lleva a mi oficio, oficio de tantos secretos y miserias incluidas las materiales.


Pero este exhorcismo de una blanca hoja, me acerca a esos càlidos ojos, a tus manos cercanasy tu cuerpo ansiado, en instantes que no fueron recuerdos solo estàn y nunca se perderàn entre trastos y formas viejas, de años, de nostalgias y de vidas gastadas.


A sòlo instantes de entrar y perderse tantas vidas humanas como boletas de colores que van a caer a un hoyo profundo del cual sòlo seràn encontradas como tierra , nada màs.

4 comentarios:

ElPoeta dijo...

Mi querida Katina, es un placer leerte de nuevo. Ya hace tiempo que no sacabas nada nuevo y te extrañaba. Me llena de alegría tu retorno, pero noto un dejo melancólico. Espero que tu alma se despierte y vuele alegremente pronto. Un dulce beso,
V.

muxica dijo...

algunos días se duerme nuestra alma y no siente. Ese golpe llega tan fácil como se va y con mucha frecuencianos visita.
Un beso mi amiga.

katina dijo...

Poeta: He estado un poco flojita ,la verdad con desànimo y tambièn un poco de melàncolìa , me da mucho gusto leer tus palabras y ver lo fiel que eres al leerme.
Un fuerte abrazo.

Muxica: Es como estar en un " stand by" quedarse suspendida en el tiempo a ver si la vida nos sorprende con algun giro .
Mis cariños para tì.

Gerardo Omaña dijo...

Eres la envidia prohibida con la razón y ternura
de una gota de luz en el paisaje del mar bajo la luz de la luna.

Eres canción y locura con colores de silencio
que revives en tus sábanas con tu piel hambrienta
de mis últimas palabras.

Por eso vuelves llena de sol y de alegría
hecha mujer idealizada con las palabras y la vida,
con la esperanza azul de mis silencios.

Por eso vuelves llena de ternura convertida en un poema
donde mis versos nunca acaban,
donde las letras reclaman
done me estrañas
donde te estraño.

Recibe un beso en tu alma.